fbpx
hola@psicoactiva.com.ar
+54 11 5656 8260
Tigre, Bs. As.

No sos vos, soy yo.

Una paciente me dijo: «me compré un chocolate como el que me compraba mi papá, porque no sé en qué momento mi cabeza decidió que eso no era para mí». Cuando como terapeutas asistimos a ese momento en una sesión en la que el paciente encuentra esa llave que abre tantas puertas, no podemos más que sentirnos felices. Pero no es de eso de lo que quiero hablar. 

Quiero hablar de un tipo de compasión de la que nos cuesta mucho apropiarnos: la autocompasión. Seguramente no serías capaz de quitarle a un niño un helado que está degustando ilusionado, ni te atreverías a ser cruel con una persona que está enferma. Si un amigo te dice que es un tonto por haber fracasado en un proyecto, le dirías que fue valiente porque lo intentó sin importar el resultado. Si a tu hermano lo deja su novia, harías lo que fuera por levantarle el ánimo.

Sin embargo, cuando se trata de vos, ¿sos capaz de hacer lo mismo? ¿sos bondadoso en tus juicios cuando algo no sale como esperabas?. ¿Cómo te tratás a vos mismo cuando estás en dificultades?

Continuamente advierto en mis pacientes, lo complejo que les resulta no transformar el dolor en padecimiento. Lo mucho que les cuesta no agregar a los planes o proyectos incumplidos, el aluvión de descalificaciones hacia sí mismos.

¿En qué momento tu cabeza decidió que ser auto compasivo no era para vos?

Share On :

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat