No sos vos, soy yo.

Una paciente me dijo: «me compré un chocolate como el que me compraba mi papá, porque no sé en qué momento mi cabeza decidió que eso no era para mí». Cuando como terapeutas asistimos